El vestido más bonito es tu piel. Protégelo con los consejos de JMF

22/10/2020

Proteger la salud de la piel

Para proteger la salud de la piel, los nutrientes son muy importantes. Los nutrientes son sustancias esenciales para el organismo y se dividen en macronutrientes (carbohidratos, grasas y proteínas) y en micronutrientes. Los micronutrientes son indispensables para muchos procesos vitales; se introducen a través de los alimentos (o alternativamente a través de correcta integración) porque nuestro cuerpo es incapaz de sintetizarlos.

Micronutrientes

Los micronutrientes son vitaminas y oligoelementos (incluidas las sales minerales). Vitaminas que son esenciales para la vida y su carencia provoca importantes dolencias hasta llegar a patologías importantes. Para mantener una piel joven, sana y flexible, hidratada y nutrida, es fundamental introducir diariamente algunas vitaminas.

Vitaminas B, C y E

Las vitaminas B, C y E son poderosos antioxidantes, protectores y anti-envejecimiento. La vitamina A es esencial para los procesos de regeneración celular. La vitamina D contribuye para mantener saludables los componentes de la piel. Las verduras son alimentos más ricos en vitaminas, aunque los huevos, los productos lácteos, la carne y el pescado contiene también una buena cantidad. El ácido alfa lipoico, la coenzima Q10, el glutatión, los polifenoles y el resveratrol son otros micronutrientes que colaboran con la vitamina C y E en la reducción de la oxidación de la piel y, por tanto, en la ralentización del envejecimiento.

Omega 3, 6 y 9

El conocido Omega 3, 6 y 9 son esenciales para mantener la estructura de la piel; a menudo son asociados con otros micronutrientes como zinc, selenio y manganeso. Es bueno recordar que un intestino sano y equilibrado es uno de los secretos para una piel radiante y joven: prebióticos y probióticos, glutamina, quercetina y zinc son el suplemento necesario para este propósito.

Una dieta equilibrada

Todos los alimentos contienen diferentes micronutrientes para calidad y cantidad dependiendo de la comida, pero no hay comida que contenga todos los micronutrientes juntos. El color de un alimento (especialmente de fruta y vegetales) indica un contenido diferente de micronutrientes y antioxidantes (polifenoles, flavonoides, licopeno, resveratrol, antocianinas). Precisamente por eso es importante tener una dieta lo más variada posible.