Simplificamos el concepto de conocer un cosmético

9/9/2020

Conocer un cosmético es complejo, si tuviéramos en frente dos vasos de jugo, pero no conocemos el origen de las naranjas y ni siquiera su concentración, ¿Cómo podríamos entender cuál de los dos es más rico en vitaminas?

Suerte y conocimiento

No todos tuvimos la suerte de nacer con piel aterciopelada. Algunos desarrollaron imperfecciones particulares en la adolescencia, otras personas nacieron con ellas. En los últimos años, la dermatología ha evolucionado resolviendo muchos de estos problemas de la piel. En este sentido, JMF desea difundir la cultura y la importancia de utilizar un dermocosmético funcional.

Conocer un cosmético

Sin embargo, conocer un cosmético es complejo simplificamos el concepto con algunos ejemplos simples: si tuviéramos en frente dos vasos de jugo, pero no conocemos el origen de las naranjas y ni siquiera su concentración, ¿Cómo podríamos entender cuál de los dos es más rico en vitaminas? ¿Cómo lo hacemos para saber cuáles son los porcentajes de vitaminas que necesitamos?

¿Cómo está formulado un cosmético?

Saber leer una receta, por ejemplo, nos permitiría defendernos de los mensajes de actividades de publicidad y marketing engañosos. Incluso los productos contienen ingredientes industrializados saludables, pero en estos productos no suelen respetar los porcentajes correctamente de las sustancias funcionales, es decir, aquellas cantidades científicamente definidas para hacer que cada sustancia actúe activamente y haga su función. Quien cree que puede contrarrestar el envejecimiento mediante el uso de cremas, debe conocer todas las materias primas naturales y definidas por el laboratorio adecuado para lograr cambios reales y estructurales en nuestros tejidos.

Laboratorio JMF

Solo en un laboratorio artesano como el de JMF concebido y creado para desarrollar productos que satisfacen las necesidades de esteticistas y clientes, puedes encontrar los productos reales y con tales funciones.